8 de agosto de 2014

FELICIDAD: un PLUS que marca la diferencia.

¿Qué tan feliz sos? ¿Te considerás una persona feliz? ¿Qué te hace feliz? ¿Dónde buscás la felicidad? ¿Es una felicidad duradera o solo una bomba de humo?.

El ser humano de este siglo tiene una gran deuda con la felicidad. Creemos ser felices, pero nos estamos engañando. Y sé que en este mismo instante, estarás pensando por dentro "Estás equivocado Juan, yo no me engaño. Yo soy feliz". Puede ser. Solo que me cuesta creer que quienes dicen ser felices como personas lo sean realmente. Y te voy a decir por qué...

Muchas personas que vienen y te dicen "Estoy super feliz!!!", al día siguiente los ves con una cara de perro, y cuando les decís "¡¿Cómo estás?!" te responden "¡Mejor ni preguntes! ¡Estoy rrreeeee caliente!". Cuando veo esto, por dentro pienso "Pobre... que incoherente". Realmente, pobre gente... porque se autoengañan diciendo ser felices, cuando eso no es más que una máscara que se ponen para ocultar lo que realmente sienten.


Me acuerdo de una compañera de la facultad que, sabiendo que yo era católico, un día viene y me dice "Hoy tengo mucha paz". Yo por dentro pense... ¿y ahora? ¿Qué le pasó? Entonces le pregunté: "¿Me podrías decir a qué se debe tanta paz?". Compenetrada y creyendo que con su noticia la humanidad encontraría también la paz, me dijo "Es que empecé Reiki, y me enseñaron a respirar y ya está, ¡encontré lo que me hace feliz!. Si quiero paz, ya se que hacer. Eso me descarga a tierra, de pone muy feliz". Por dentro pensé "no creo que le dure mucho". 

Dicho y hecho, al día siguiente o dos días después, llegó a la facultad cansada por su día, puteando a Dios y medio mundo. Entonces, yo que no me había olvidado lo que me había dicho, pregunté "Emmm... ¿y qué pasó con lo que habías aprendido en Reiki?". Me miró con una cara como para asesinarme. Creo que por dentro me habría dedicado varias puteadas. Yo no hice más que intentar recordarle aquella felicidad que según ella le duraría in eternum. Otra fachada más. Nos mentimos a nosotros mismos. 

Es que, en vez de buscar nuestras raíces, de mirarnos interiormente y repasar nuestra vida, tapamos los ruidos y problemas con más y más cosas. Vamos guardando el polvo debajo de la alfombra y, tarde o temprano, la montaña de basura se va a notar, y eso va a molestar aún más.  

Conozco muchísimas personas que lo único que les llena es el tener, y no el ser. Se olvidan que el secreto de la vida está en el SER y no el TENER. No por nada, una encuesta muy famosa (ver: http://goo.gl/T3TtNQ ó bien: http://goo.gl/LkGF5L), que se repite con cierta frecuencia, sacó a la luz que los empleos que las personas consideran como 'los mejores', son aquellos en los que la gente no gana mucho dinero. En resumidas cuentas: ganan poco, pero hacen lo que les gusta. Son felices. Ellos comprendieron por donde pasa la felicidad. 

En mi corta edad, he tenido la oportunidad (regalo de Dios, sin dudas) de hablar con muchas personas realmente pobres. Y si hay algo que tienen y que yo deseo tener, es la felicidad con la que viven. Viven realmente desprendidos. Ellos no miran a otros con envidia. Por lo general aceptan lo que tienen y trabajan dignamente para sacar adelante a su familia. Da gusto ver como viven auténticamente felices, a pesar de las dificultades que la vida les presenta.

En cambio, he conocido y conozco a personas totalmente diferentes. Aquellas que dicen "Mirá, fulanito se compró un auto 0Km" y otro responde "Mmmm... ¿con qué plata?, ¿de dónde?, si no tiene para comprar ese auto". Otros que, sabiendo que su vecino pintó la casa, para no ser menos, pintan la suya. Otros que compran el último modelo de Play Station o Celular, o Ipad, Iphone, etc... para no ser inferiores al resto. ¡Que estupidez!, como si esto causara verdadera felicidad. ¡Nos mentimos! Y lo peor: nos dura unas horas, días o pocas semanas, y luego volvemos a comprar o consumir para llenar el vacío que hay en nuestro interior.

Estamos acostumbrados a comprar, comprar y comprar, para saciar nuestra sed del tener. Y con ese tener, tener y tener, nos olvidamos del ser. Por ende, tenemos más pero somos menos. Nos olvidamos de cultivar nuestra vida interior. Esto lleva tiempo. Así como nos tomamos una hora para hacer deportes, debemos tomarnos el tiempo diario para revisar nuestra vida, revisar nuestros objetivos, preguntarnos a nosotros mismos si estamos haciendo las cosas bien, si estamos yendo detrás de nuestras metas o nos desviamos del rumbo. 


Es una tarea que no es fácil. La felicidad cuesta, pero cuando se logra ser feliz, uno experimenta que no hay nada mejor en la vida que eso. Ser feliz sin importar qué tengo y qué no tengo, si tengo la mejor ropa o no, el mejor auto o no, la mejor casa o no. Eso no me hace feliz. Puede ayudar, ¡claro!, pero no es la clave de la felicidad. La clave de la felicidad está en vos mismo, en tu corazón, en tu interior. El Principito nos recuerda siempre que "lo esencial es invisible a los ojos". Por ende, en vez de compararnos con los demás, y tratar de caerle bien a todo el mundo, debemos mirar nuestro interior y ser honestos conos nosotros mismos, preguntándonos si somos o no somos felices. Es un trabajo personal. Nadie lo va a hacer por nosotros.

Cultivar la felicidad requiere tiempo y esfuerzo. Un cultivo no florece de un día para el otro. Debe regarse, cuidarse, y demanda saber esperar. Tarde o temprano, eso que cultivamos y tanto cuidamos dará muchos y buenos frutos. 



Facundo Cabral decía "Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente".

¿Sos realmente feliz? ¿Por donde pasa la felicidad para vos? 

El secreto de la felicidad está en saber escuchar lo que dice nuestro corazón...

6 de agosto de 2014

Compartir es saber vivir

El sábado pasado, junto a un grupo de alumnos, participábamos de la Misa del colegio, antes de compartir una hamburgueseada que, entre todos, habíamos organizado.

Durante la Misa, uno de los alumnos me sorprendió para bien, con un gesto que no esperaba de un chico de su edad. 

En el momento de las ofrendas, estaban varios chicos sentados en un mismo banco, y cuando pasaba una de las señoras con la canasta, varios colaboramos dejando dinero voluntariamente. 

De inmediato, uno de ellos, sorprendido, le dijo a otro "¡¿Cuánta plata pusiste vos?!". 
Este último respondió convencido: "$20, ¿por qué?". 
El primero retrucó diciendo: "¡¿$20?!", a lo que, quien estaba siendo interrogado, volvió a responder con firmeza: "Si, $20!!. ¡No es nada!, ¡¿quién come hoy con $20?!".

Me sorprendió escuchar su planteo, con tanta madurez. Realmente, podríamos preguntarnos quién come hoy con $20 (pesos) en la Argentina, con la inflación que hay, la cual día tras día va dejando a más personas bajo la línea de la pobreza, y a muchos que hacen lo imposible por sostener la economía familiar. 

$20 no es nada, si pensamos que una entrada a cualquier boliche (Disco) sale $80.
$20 no es nada, si pensamos que una remera de marca puede costar entre $250 y $350 (o más).
$20 no es nada, si pensamos que en verdad, un Yogurt cuesta $15, un paquete de galletitas común y corriente cuesta unos $10.


$20 no es nada, pero a la vez es mucho para un joven de 13 años que, en su adolescencia, ya sabe discernir maduramente que otras personas la están pasando peor que él, y que como parte de esta sociedad, él no debe ser indiferente.
Por mi parte, no dudé en felicitarlo. Realmente fue un gran gesto.
No importa cuánto dinero ponga. Lo importante es que haya sido (y sea) consciente de que si puede ayudar, lo debe hacer, sea con dinero o con obras de caridad. En mi caso, prefiero siempre estas últimas, porque son las que más nos cuestan a todos. Sin embargo, para un chico de 13 años, aún es muy temprano salir a ayudar a otros personalmente, y nada mejor que hacerlo desde donde uno puede.


Me encargué de explicarles brevemente a los chicos que la Iglesia destina los fondos a muchos proyectos solidarios, que tiene como fin rescatar a las personas de la pobreza. 
La Iglesia Católica no deja de pensar cómo puede colaborar en la promoción de la persona humana. 

Es inadmisible que en un mundo donde hay recursos para todos, mucha gente, en pleno Siglo XXI esté muriendo de hambre, o porque no tiene agua potable. Nos olvidamos que si queremos salvar nuestro planeta y vivir mejor, tenemos que pensar en el todo, y no en una porción de gente. No vivimos solos, ni podemos tapar el sol con las manos.

Sin dudas, alumnos como este joven, serán verdaderos líderes dentro de pocos años. Líderes que contagiarán a muchos con sus buenas acciones. De eso se trata, de hacer el bien con pequeños gestos de grandeza.


Links que pueden interesar, acerca de la ayuda que la Iglesia realiza en el mundo:- El Vaticano destina 2 Millones de dólares para microcréditos, con el fin de sacar a la gente de la pobreza: http://goo.gl/Rn14xb
- Con tu aporte, Cáritas en Argentina brinda educación, genera trabajo, brinda salud, busca la participación ciudadana y mucho más: http://www.caritas.org.ar/acciones/ 
- La organización Ayuda a la Iglesia Necesitada, colabora con comunidades católicas de los países más pobres y en situación de guerra: https://www.ain-es.org/queHacemos.aspx 
- Catholic Relief Services es otra organización muy conocida que colabora a lo largo y ancho del planeta, teniendo su base en Estados Unidos: http://crs.org/
- Artículo recomendado: http://goo.gl/xoouLD 



Para mayor información, dejo del siguiente link, en el cual se puede leer solo algunas acciones de la Iglesia Católica en lo que respecta a la ayuda humanitaria:(Fuente: Catholic.net)

La acción de católicos comprometidos y otros organismos de la Iglesia en el mundo
Pero la acción de la Iglesia católica es mucho más amplia y diversa. Conferencias episcopales, diócesis, órdenes y congregaciones religiosas, movimientos eclesiales, asociaciones de fieles y laicos comprometidos, han echado a andar diferentes iniciativas de promoción y ayuda a los más necesitados.

Los Caballeros de Colón (http://www.kofc.org/un/index.cfm) son una de esas asociaciones. En la 125° Convención Anual de la organización laical católica más grande del mundo, el caballero supremo declaró en su informe que en 2007 habían hecho donativos para obras de caridad en todo el mundo por un concepto de 143 millones de dólares. Sin embargo, lo más importante para ellos son las 68.200.000 horas de voluntariado y la filiación de 1,7 millones de miembros varones.

Manos Unidas (www.manosunidas.org) es otra de las organizaciones estrechamente vinculadas a la Iglesia Católica que se preocupa por las personas que padecen hambre. Nació en 1960 con el nombre de “Campaña contra el hambre”, aunque en 1978 adoptó el actual. Su fin principal es la financiación de proyectos de desarrollo en el Tercer Mundo. Obtiene los recursos de donativos y subvenciones. En 2007 destinó más de 30 millones de euros a iniciativas contra el hambre, especialmente en África.

La asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada (www.ain-es.org) es otro de los organismos que más contribuyen a nombre de la Iglesia. Tan solo en 2007 destinaron casi 165 millones de euros para iniciativas en 136 países, algunos de ellos de mayoría musulmana como Pakistán, Irán e Iraq.

Otra organización que cada vez se está posicionando como un referente de la caridad cristiana para los más necesitados es la Fundación Altius (www.altius.org). Altius ha desarrollado especialmente numerosas obras educativas a favor de personas de escasos recursos (www.centrosmanoamiga.org) así como otros programas como los CIDECO (pequeñas “ciudades” para los afectados por catástrofes naturales), centro de salud y atención médica, etc. Actualmente Altius opera en más de 15 países.

No son las únicas obras, es verdad, pero sí dejan ver un poco de la gran magnitud del trabajo que realizan. Tampoco es el único campo pues también están el educativo (guarderías, escuelas, universidades, centros de postgrado, escuelas de educación especial y de readaptación social), el sanitario (hospitales, centros de salud, ambulatorios, dispensarios médicos), el asistencial (orfanatos, asilos de ancianos, centro para atención de discapacitados, a madres solteras, para niños down, centros de consultoría familiar, juvenil, de atención a la mujer, etc.) y espiritual (pastoral penitenciaria en las cárceles, pastoral de la familia, de la juventud y de la niñez, etc.).

Es un hecho: ninguna otra institución en el mundo lleva adelante una actividad social, de ayuda humanitaria y asistencia como la Iglesia católica. Los lugares más recónditos son atendidos por religiosos o laicos católicos y esto es posible gracias a la generosidad de quienes dan su sí a Cristo como de aquellos que les ayudan con bienes materiales.

Muchas entidades han nacido y funcionan por su raíz católica y su perseverancia en la fidelidad a esos principios que les dieron origen. La Iglesia no es una ONG porque, más allá de sus acciones, es ante todo la “conciencia moral del mundo”. La mayor aportación de la Iglesia no son únicamente sus obras sino también sus palabras y su perseverancia en la defensa de ellas: de la ley natural, de la ética, etc. La Iglesia no es una ONG porque no es fruto del voluntarismo ni es una iniciativa humana. Como dijo Benedicto XVI en su visita a Austria, “ el cristianismo es algo más que un sistema moral, es el regalo de una amistad que incluye una gran fuerza moral que tanto necesita hacer frente a los desafíos de nuestra época”. Esa amistad de la que habla el Papa, es con Cristo. Una amistad que se hace viva en las demás personas y que precisa de la oración para ser más fecunda. Con razón decía la madre Teresa: “sin oración, la atención a los desheredados quizá se pueda aguantar unos días, unas semanas, pero no de forma permanente entregando la propia vida”. 



7 de julio de 2014

Buscar tu media naranja en tu grupo de parroquia - Parte II

Hace unos meses atrás publicaba algo sobre el hecho de buscar a tu "media naranja" en un grupo parroquial. De aquella publicación surgieron varios comentarios, algunos de los cuales fueron plasmados en Facebook. Otros, sin embargo, los hablamos cara a cara con amigos/as.

No está demás aclarar que cuando hablo de buscar a nuestra pareja en un grupo parroquial, no estoy diciendo ni avalando que esto sea el objetivo principal, ni que Dios quede relegado a un segundo plano por este asunto. Primero Dios, lo demás viene por añadidura.

Ahora bien... seamos realistas y pensemos en lo que sucede en el día a día (aclaro, estoy pensando en voz alta...): ¿qué sucede con aquel chico o chica no creyente que, un día se le dio por entrar a la Misa de jóvenes -solo porque vio luz y entró- y allí se enamoró a primera vista de otra persona? Puede pasar... ¡¿o no?! ¡Claro que si!

Sigo yendo un poco más allá: ahora esta persona, que 'cayó' sin entender a la perfección lo que sucedía allá adelante, en el Altar, obnubilada por ese amor comienza a ir todos los sábados por la tarde a Misa, porque allí ve a su media naranja.

Resulta que un día toma coraje, le habla, se presenta, y empiezan una relación amistosa. Se ponen de acuerdo para ir a Misa la próxima semana, y también para comer en los días siguientes.

Semanas más tarde, esta persona que un día cayó a la Misa sin saber mucho por qué, totalmente enamorada, le propone comenzar un noviazgo a la otra. Esta última acepta. Comienzan a salir, a compartir más cosas durante la semana y, por supuesto, la Misa, ¡plan infaltable!


Con el tiempo, aquella persona que cayó de prepo en la Misa, le cuenta a su pareja que no entendía mucho sobre este sacramento (Eucaristía), y que sigue yendo al templo sin entender el sentido de lo que sucede allí adelante... 

Le dice además que el día que entró a esa parroquia fue porque estaba desanimado y sintió algo por dentro que lo invitaba a entrar, y que allí fue donde se enamoró.

La pareja, que desde la infancia va a Misa le dice con ternura en los ojos:  "No te preocupes, Dios sabrá por qué te hizo llegar hasta acá, y por qué hizo cruzar nuestros caminos. Yo te voy a explicar de qué se trata la Misa, algo que para nosotros es muy sagrado... ya vas a ver. Cuando te cuente vas a quedar impresionado. Realmente es un milagro de amor..."

Si la historia fuera esta (doy fe que conozco algunas historias similares), ¿podemos juzgar a la persona que empezó a ir a Misa sólo por estar enamorado?. En este sentido, no puedo dejar de preguntarme si somos de los que vemos el vaso medio lleno o medio vacío. ¿Cómo puedo juzgarlo, si esa persona no tenía idea de lo que significaba la Eucaristía?.

Ya sé, algún inconformista podría decirme "tiene todos los medios para buscar por Internet, para hacerlo por su cuenta, para enterarse la importancia de la Eucaristía". Estoy de acuerdo con eso, pero ¿es tan fácil como pensás?. ¿Es tan fácil despertar el interés por la Eucaristía a una persona cuando a veces observa desde fuera incoherencias entre nosotros, los cristianos?. No lo avalo. Sólo me lo pregunto. Yo se que la Eucaristía es lo máximo para un cristiano, y que cualquier problema que pueda existir dentro o fuera de la Iglesia no tiene por qué interferir mi relación personal con Jesucristo. Pero... ¿cómo le explicamos esto a alguien que lo ve desde afuera y nunca leyó ni siquiera un documento de la Iglesia y no entiende nada del tema? 

Ahora bien... he visto también casos de chicos (por lo general ellos, más que ellas) que comenzaban un grupo parroquial, se ponían de novio con alguna chica de la comunidad y luego él la arrastraba a ella fuera de la comunidad. En este caso, creo, si puedo decir que él sabía lo que estaba haciendo. Era consciente. Y la chica, o bien fue víctima (de un engaño que empezó sutil y progresivamente), o bien tenía una fe muy débil y se dejó arrastrar.

Creo que en todo esto debemos estar despiertos, atentos. En el caso de la chica que nombré al final, atentos para no dejar que la engañen, para acompañarla en la fe (a ella o a él. Nadie está exento). 


La vida de fe es muy importante para cualquier persona. No lo digo yo. No es una vaga idea personal. La fe revitaliza, hace nueva todas las cosas, ¡da vida!. Pero no todos tenemos la misma fe, y no debemos olvidar además que los creyentes atravesamos por momentos donde estamos más fuertes o más débiles. Todos tenemos esos momentos en que flaqueamos en la fe y, muchas veces, corremos el riesgo de dejar la comunidad (por tentaciones, engaños, celos, etc...). Pero la mayoría de las veces aparece esa mano amiga, la de algún hermano o hermana de la comunidad que nos anima con su vida, con su testimonio, con su alegría. Esa persona que nos invita a volver a la senda...

Conclusión: no creo que esté mal buscar a tu chica/o en una comunidad parroquial, siempre y cuando esto no deje en segundo plano a Dios. Sin embargo, debemos reconocer que muchos entran (por ignorancia quizás) buscando primero al amor de su vida, y luego terminan descubriendo y enamorándose de Dios. De los que hay que tener cuidado en toda comunidad son de los lobos disfrazados de corderos, aquellos/as que aparentan ser piadosísimos/as solo para seducir a la persona que más tarde sacarán de la comunidad, sólo por un fin egoísta.

25 de octubre de 2013

Buscar tu media naranja en tu grupo de parroquia - Parte I

Amigos, ¡tanto tiempo!

Como siempre, lo sé: ¡no cumplo con lo prometido!. ¡Imposible ser constante con las publicaciones!. Es por eso que opté por una medida que nos beneficia a ambos: a vos y a mi. Creé hace un tiempo atrás un grupo en Facebook, donde voy subiendo las publicaciones. Así, todos aquellos que son miembros de ese grupo pueden enterarse al instante cada vez que escribo.


Ahora bien, ¡vamos al tema que nos compete hoy!El amorrrr! ahhhhhhh! (suspiro). ¡Tu media naranja!.
¿Estás buscando novio/a?. ¡No me vas a decir que por eso empezaste en el grupo o comunidad parroquial!, ¡Que no me vaya a enterar ehh!, ¡Sería un terrible pecado!. ¡Dios se enojaría mucho si se entera de tus intenciones!.

Pufffff! ¿en serio podés pensar que esto sería pecado?. De veras pensás que Dios puede enojarse por tu intención de buscar novio/a en una comunidad eclesial.

Vos no me vas a creer.... pero si escribo estas líneas, ¡es porque alguna vez observé a una o más personas "golpearse el pecho" por sus intenciones poco rectas!, por gustarle una persona que pertenece a la comunidad... (¿¿¿¿¿¿DE QUÉ ESTÁS HABLANDO WILLIS??????).

Querido/a!!! ¿¿¿¿¿QUÉ MEJOR QUE BUSCAR UN NOVIO O UNA NOVIA EN UNA COMUNIDAD, EN UN GRUPO DE JÓVENES CATÓLICOS????... ¡Nada mejor que eso!, no solo vas a compartir tu vida con una persona con valores, sincera, honesta, sino que (lo mejor de todo) ¡compartirán la misma fe!.

Entonces... ¡no te hagas la cabeza por pequeñeces!. Nada mejor que conocer una buena chica o un buen chico que, compartiendo los mismos valores, esté dispuesto/a a comenzar un noviazgo.

Pensá en la historia de Daniel Poli, ¡el primero que se me viene a la cabeza en este caso!. Daniel es un cantante católico reconocido aquí en Argentina. ¿Pero siempre fue Católico?. ¡NO!. El cuenta que no era practicante. No le interesaba. No le movía en lo más mínimo. Un día, una amiga (si no me equivoco), le pide por favor que le de una mano en la parroquia porque no había guitarrista. Daniel se solidarizó y, como sabía tocar la guitarra, fue. Allí, en la parroquia, quedó enamoradísimo de una joven. ¡Por esa joven el comenzó ir a las Misas más seguido!. ¡Por esa joven comenzó ir a los grupos juveniles!, por ella empezó a ser un católico comprometido. Luego se casaron y eligió como vocación la música católica.

¡Vaya plan el de Dios! ¿Queda alguna duda sobre la grandeza de Dios?. ¿Queda alguna duda de lo misteriosos que son sus caminos?...

Vuelvo a insistir, no te hagas la cabeza por cuestiones que no tienen sentido. ¿Quien dijo que está mal buscar tu novio o tu novia en el grupo de jóvenes?. ¿Lo dicen los 10 mandamientos?, ¿lo dice Jesús en la Biblia?, ¿lo prohíbe la Iglesia?. ¡no!.

¡Adelante!, ¡sin miedo!.

Para todos nosotros, Dios tiene sus tiempos. Confiá. Rezá. Esperá.Dios da. Siempre da.

Por el contrario... si ya tenés novio/a y compartís con el/ella la fe, espero que seas consciente del privilegio que tenés, ¡del regalo que Dios te está haciendo partícipe!. 

Saludos!

27 de abril de 2013

Tenemos un nuevo aliado en el cielo...

Hoy me levanté, desayuné y luego encendí mi computadora con la intención de ver qué sucedía en facebook. Esperando lo mismo que cualquier otro día: comentarios, nuevas fotos, nuevos eventos, y el sin fin de cosas que surgen en facebook.

Pero no. No fue así. Me encontré con una amarga noticia que me ha dolido bastante. Emiliano, un niño de 11 años por el cual mis amigos y yo (y toooda una comunidad detrás) rezamos, hoy partió para la casa del Padre. 

Son esas cosas que nuevamente nos enfrentan con Dios. Que nos hacen cuestionarle al Señor mil cosas. ¿Por qué permitís esto? ¿Qué tengo que pensar en estos momentos?. ¿Por qué él y no yo que, ¡dalo por hecho Señor!, soy un millón de veces más pecador que Emiliano?, ¡VOS LO SABÉS!. ¿Qué hay para el corazón de esos padres, seguramente desgarrados ante semejante pérdida...?. ¿Qué se le dice a un padre o una madre en estos momentos? cuando en el ciclo de la vida uno espera, generalmente, que sean tus hijos quienes te entierren a vos, y no al revés...

¡Cómo cuesta entender tus planes divinos Señor!. Como cuesta...
Pero al fin y al cabo, son tus benditos planes y vos nos amás con amor eterno.

Son estos momentos cuando intento también calmar mi corazón, acallar quizás (no sé si esa es la palabra correcta) mi corazón y que el tiempo pase, confiando en la voluntad de Dios.
Casi imposible seguramente hacerle entender esto a quienes no creen. Ya lo creo... ¡Si para nosotros que tenemos algo de fe nos es difícil...!. No quiero imaginar...



Jamás conocí personalmente a Emi. Sólo le escribí una carta para animarlo y recé por él, aunque debo confesar que quizás no recé lo suficiente. Pero si de algo estoy seguro es que hoy él nos ayudará a todos los que seguimos aquí, intercediendo por nosotros ante el Padre, ayudándonos seguramente a ser mejores cristianos.

Casi llegando al final de este sábado, relacioné esta canción con Emi. Me lo imaginé a Emi entrando a la Casa del Padre, corriendo hacia Dios y fundiéndose en un abrazo colmado de amor y profunda paz.

Poné play al video, cerrá los ojos y rezá por su alma. No te olvides de rezar por sus padres y hermanos.
Tenemos un nuevo aliado en el cielo.



23 de abril de 2013

III Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa - Valladolid 2013

Blogueros con el Papa no descansa, y sigue uniendo miembros a su red de blogueros que desde los inicios alcanza a personas de todos los continentes.

Los dos primeros encuentros han sido un éxito y los blogueros, además de conocerse, unirse e idealizar algún que otro proyecto juntos, apostaron a esta iniciativa surgida hace ya dos años. 

Este año se realizará en Valladolid, el 3° Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa. Aquí va un video de invitación. Dentro de muy poquito tiempo podremos ofrecerte más información del encuentro y seguramente la planilla de inscripción.

Si sos bloguero y podés, ¡Sumáte!. Si aún no sos bloguero pero sentís esa necesidad de anunciar a Cristo por las redes sociales, blogs, sitios web, etc... ¡Sumáte también!. La familia de Blogueros con el Papa te espera de brazos abiertos...!! ¡Ya somos más de 400 miembros en todo el mundo!...






¡Te esperamos en Valladolid el 4, 5 y 6 de octubre de 2013!
- Para mayor info, ingresá a www.bloguerosconelpapa.org -


Foto "I Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa" | Madrid 2011


Foto "II Encuentro Internacional de Blogueros con el Papa" | Santander 2012

19 de abril de 2013

Más que una amistad... UNA COMUNIDAD.

Esta imagen la he tenido durante dos o tres meses guardada en mi Pc. Al verla me recuerda uno de los regalos más grandes que Dios me ha hecho hasta el momento: la Pastoral Universitaria. 

Más que la Pastoral en si, su gente, sus miembros. Los jóvenes que la integran.
El aire que se respira en la pastoral es muy familiar, y eso es muy valorable. Es una comunidad que intenta vivir unida a Cristo, y es Él quien le da vida, la anima y la envía. Nadie más que él.

A estos no se los pueden llamar amigos... ¡son hermanos!. Hermanos en la fe.


Claramente se aprecia en esta imagen la alegría genuina de Mauro, Nico y Santi. Es la alegría que todos los que han pasado o estamos en la PUR sentimos. Es la calidez de las amistades que han crecido en torno a una comunidad Cristocéntrica y Mariana.

Hace unos minutos atrás, esta imagen me animó a buscar alguna frase, palabras, un texto que me dijera o insinuara algo sobre la unidad, sobre la comunidad
Causalmente, y sin querer, me topé con una frase de San Josemaría que fue como una palmada de aliento, de ánimo.

La frase pertenece al número 632 del libro 'Forja'
y dice: "Te hablo muy seriamente: que por ti no se lesione esta unidad santa. ¡Llévalo a tu oración!". Obviamente el autor se refiere a la unidad de la Iglesia Católica. Me impactaron estas palabras que sentí como un reto, como una advertencia... ¡Que por vos no se lesione la unidad de la Iglesia!.

Estamos viviendo tiempos muy desafiantes como Iglesia, pero a la vez hermosos y frescos. Tiempos verdaderamente primaverales, espiritualmente hablando. Ahora bien... no todo el año es primavera, y por lo tanto hay que velar por nuestra Iglesia y por nuestra comunidad, por la hermandad que existe entre nosotros desde el bautismo. Cuidarnos REALMENTE como hermanos, los unos a los otros, para que el mundo crea.

Pensaba que quizás, cada uno de nosotros pueda hacer el ejercicio de recordar a aquel o aquella joven que venía a nuestra comunidad y hace un tiempo ya no viene... ¿qué le habrá sucedido?, ¿estará bien?, ¿no necesitará que nos juntemos a hablar?, ¿por qué no llamar a esa persona?, ¿por qué no enviarle un E-mail?. Me pregunto, ¿no sería un gesto verdaderamente comunitario hacer algo así?. ¡Dale!, ¡animate!. Actuá como hermano en la fe preocupándote de los demás miembros de tu comunidad.


¡Ánimo y adelante!.

Quizás te puedan interesar...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...